ENACOM ORDENÓ APAGAR EL MENOS 4 RADIOS FM EN SÁENZ PEÑA

Funcionarios del Enacom, con sede en  Posadas, provincia de Misiones, se movilizaron el fin de semana en una Traffic identificada con el logo del Organismo y con instrumental para medir las frecuencias y controlar el espectro radial de Presidencia Roque Sáenz Peña.

En esas circunstancias ordenaron de manera verbal, apagar los equipos a por lo menos cuatro emisoras en Frecuencia Modulada con la excusa que interferían las comunicaciones de los aviones, cuando en Sáenz Peña el aeropuerto está totalmente abandonado y no hay vuelos comerciales, salvo algún vuelo privado o sanitario de vez en cuando. La medida causó gran malestar en radiodifusores que se manifestaron en un duro documento al respecto.

En ese sentido, el locutor y periodista Daniel Barbona, propietario de Radio Vida FM, ubicada en Galería Nalá, en plena calle 12 y a pocos metros del Hotel Gualok; explicó a Periodismo365 que «el domingo a las 11.30 horas  estaba haciendo programa en vivo y estos señores llegaron y me hicieron un acta». 

«Inmediatamente y de manera verbal me ordenaron apagar los equipos, sin una orden judicial federal ni ordinaria, solamente de palabra, con la excusa de que mi radio interfería a las frecuencias de Telecom y de la Fuerza Aérea. Realicé los ajustes durante la noche, volví a encender el equipamiento y este lunes bien temprano ya estaban otra vez diciendo que interfería -ahora peor- a los aviones, cuando todos sabemos que aquí el aeropuerto está totalmente paralizado. No entiendo más nada» afirmó el reconocido locutor, propietario de Radio Vida FM 97.7 «Nosotros tenemos la licencia correspondiente bajo la sigla LRR 429 y todas las documentaciones al día. Sabemos que a otras 3 radios también los hicieron salir del aire obligándolos a que apaguen los equipos», agregó el radiodifusor, aclarando que en este momento están emitiendo nuevamente sin saber a ciencia cierta si siguen los inconvenientes o no.

PARALELAMENTE, LOS RADIODIFUSORES EN LUCHA EMITIERON UN DURO DOCUMENTO DE REPUDIO

ENACOM obliga a pymes radiales del Chaco a cesar inmediatamente en su transmisión:

Carlos «Taty» Ayala principal referente de la Asociación de Propietarios de Frecuencias Moduladas del Interior, denunció que el Ente Nacional ENACOM a través de sus inspectores, están realizando relevamientos técnicos en diferentes ciudades, obligando a los propietarios o encargados de las radios FM a apagar los equipos de las mismas alegando una “supuesta” denuncia de las empresas telefónicas donde reclaman que las frecuencias de las FM interrumpen el espectro de los celulares.

Ayala relató que estas extrañas inspecciones se vienen realizando hace poco más de un mes en diferentes ciudades pero sobre todo en Sáenz Peña, aunque los más raro es que se dan en el marco de horarios disimiles y fuera de la franja horaria comercial de las pequeñas pymes. Por ejemplo se llegó al extremo de que el día sábado por la noche varios responsables de medios fueron llamados a su teléfono para que acudan a la radio porque estaban empleados de ENACOM haciendo una inspección personalizada en su emisora. Lo mismo ocurrió el día domingo sobre el mediodía cuando se dieron cita en otra emisora local a quien obligaron a apagar sus equipos bajo amenaza de hacer secuestrar los mismos.

El referente radial destacó que durante muchos años, desde la recuperación de la democracia en 1983, fue una deuda histórica de los gobiernos elegidos por el pueblo, una nueva ley de Servicios de Comunicación Audiovisual que reemplace al decreto de la dictadura y al viejo Comfer. Un decreto que solo buscaba limitar las voces nuevas, distintas, diversas y populares, para mantener un discurso unificado, centralizado y acorde a los intereses de unos pocos. 

Fueron muchos años de lucha sin respuestas, hasta que por fin un gobierno escuchó a las organizaciones que luchaban por una verdadera democratización de la comunicación. Hasta ese entonces, radios pymes, de organizaciones sociales, de comunidades originarias, de escuelas y familiares, no tenían lugar ni reconocimiento como radios. La Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual nos dio esperanza a quienes desde hace mucho tiempo ya formábamos parte de la comunicación en nuestras comunidades, y desde nuestra creación misma éramos sujetos de derecho y el acceso a la comunicación. Nuestras radios eran y lo siguen siendo hoy, a la luz incluso de las nuevas tecnologías; un puente entre la sociedad y las noticias, las nuestras, las de nuestra comunidad, provincia y región.

Pero el proceso que alumbró la AFSCA, que nos sembró de esperanza en el proceso de legalización de nuestras radios e incluso con aportes a través de concursos, se vio interrumpido por los cuatro años del gobierno anterior, ya que por vía de Decreto modificó sustancialmente la ley e interrumpió de facto ese proceso. Durante mucho tiempo vivimos esa incertidumbre sobre que va a pasar con nuestras radios que más allá de la función social que cumplen en la comunicación día a día, son en su totalidad, la herramienta para poner un plato de comida en la mesa de nuestras familias y en la de cientos de trabajadores de la comunicación en nuestra provincia.

Con enorme sorpresa e indignación, vemos como la actual ENACOM, viene por las cabezas y el sustento de nuestras familias, clausurando nuestras emisoras de más de 30 años de existencia en el éter con el pretexto de que interfieren en las frecuencias del aeropuerto de Sáenz Peña, como si los que vivimos en esta ciudad o la provincia no supiéramos que en ese aeropuerto ya no aterrizan ni los pájaros, donde incluso la Fuerza Aérea relevó a su personal que estaba apostado allí y solo hay un personal del Servicio Meteorológico Nacional.

Como si además no fuera eso suficiente, también el estado a través de ENACOM, viene a ser claramente custodio de empresas privadas, porque también clausuran o multan y hacen cesar en su transmisión a emisoras, so pretexto de interferencias a empresas telefónicas, muchas de las cuales ni siquiera cumplen con disposiciones municipales sobre la ubicación de sus grandes antenas que en el caso de nuestra ciudad debería ubicarse lejos del ejido urbano.

En este contexto, Ayala se preguntó ¿Es que acaso molestamos a alguien? Porque las exigencias contra nuestras pequeñas emisoras, parecen no tener correlato con aquellas que solo repiten la programación de las emisoras poderosas nacionales.  

No estamos en contra de adecuarnos a las regulaciones legales, pero necesitamos un Estado que ayude a los que no tenemos los mismos medios que los gigantes de la concentración de medios para poner su equipamiento en condiciones. Estamos a favor de los controles, pero para todos por igual dijo Ayala.

Y si nos van a controlar, abrimos las puertas de nuestras emisoras y de nuestras casas, que muchas veces son lo mismo, pero para que el Estado nos ayude a funcionar en el marco de la legalidad, no para que nos eche a la calle como si no fuéramos sujetos de derecho y parte de la comunicación de nuestra provincia.

«Necesitamos que el gobernador, otrora miembro del directorio del AFSCA, se involucre en esta situación, porque a la postre, el resultado será que en la provincia solo se van a escuchar radios repitiendo los programas nacionales. Necesitamos que el gobernador Capitanich sepa lo que está pasando y entienda que, si esto es producto de una decisión política del gobierno nacional, tiene un claro sesgo ideológico ya no solo político, sino social y discriminatorio de los que menos tienen, pidió el referente.

Periodismo 365

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.