JUBILACIONES DE LA ANSES: DE CUÁNTO SERÍA EL AUMENTO DE MARZO Y CUÁNTO SE PERDERÍA FRENTE A LA INFLACIÓN

El reajuste de las  jubilaciones y pensiones del sistema general a cargo de la Anses sería en marzo de entre 26,5% y 30%, en caso de aplicarse la fórmula de movilidad actual y según estimaciones basadas en la variación de la recaudación de impuestos que van a la Anses y del índice salarial Ripte (Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables), que en el cuarto trimestre de 2023 avanzó un 28,6%, frente a una inflación que en el período trepó a 53,3%, según los datos publicados en la tarde de este martes por la Secretaría de Trabajo, Empleo y Seguridad Social.

En rigor, para obtener el resultado exacto de la fórmula aún falta que se conozca un dato estadístico, que, de acuerdo con el calendario oficial, será difundido el próximo viernes por el Indec. Pero los economistas estiman que difícilmente supere el 30% el índice que define los incrementos de las jubilaciones.

Si no se da un aumento adicional, con ese nivel de reajuste los haberes previsionales profundizarán fuertemente la pérdida de poder adquisitivo que vienen registrando en los últimos años. Solo en 2023 y aun con el pago de bonos –que alcanza únicamente a quienes tienen los ingresos más bajos del sistema-, las caídas de poder adquisitivo fueron de entre 14,2% y 37,4%.

Con los niveles estimados del reajuste, el haber mínimo, que hoy es de $105.713, se ubicaría en un rango de entre $133.500 y $138.000. Y el haber máximo, que desde diciembre y hasta este mes es de $711.346, sería de entre $900.000 y $925.000 (valores en bruto). El ingreso básico quedaría, de esa manera, bastante por debajo de lo percibido actualmente por quienes tienen esa prestación, a la que se le agrega el bono de $55.000 mensuales.

Para el actual primer trimestre del año la proyección promedio, según el Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) que difunde el Banco Central, indica que la inflación llegaría a alrededor de 60%. Así, el deterioro de los haberes reales en tan solo tres meses sería de un nivel cercano al 20%.

La fórmula de actualizaciones que está vigente desde 2021 se basa en la variación trimestral de los salarios y en la evolución interanual, observada en un trimestre determinado, de la recaudación de los impuestos, medida por beneficio, que se derivan total o parcialmente a los pagos a cargo de la Anses. En lo que se refiere a los ingresos laborales, se considera uno de dos índices: el Ripte ,o el de salarios que publica el instituto oficial de estadística (de ambos, el que arroje la mayor variación en el período de referencia que, en este caso, es el cuarto trimestre de 2023). Para que sea utilizado el registro del Indec –que incluye estimaciones de ingresos de los trabajadores no registrados- y no el de salarios formales y estables, el dato de diciembre debería dar 9% o más.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *